Creemos que NUTRICIÓN = VIDA, por eso Diseñamos Experiencias que Nutren
Creemos que NUTRICIÓN = VIDA, por esoDiseñamos Experiencias que Nutren
facebook twitter     email
04.07.2016
Juan Alberto Rodríguez Laprast
Ningún comentario
Los Trastornos de la Alimentación son una patología frecuente en nuestros días, principalmente entre los adolescentes y adultos jóvenes. Se sabe que la Anorexia Nerviosa es la tercera enfermedad crónica en la adolescencia y se conoce la importancia que tienen los distintos programas de prevención, los cuales deben iniciarse de forma temprana, en la edad escolar, inculcando hábitos dietéticos y estilos de vida saludables, así como desarrollando la autoestima y la toma de decisiones. Es muy importante el diagnóstico y tratamiento precoz de estos pacientes, ya que con frecuencia se cronifican y pueden ocasionar secuelas físicas irreversibles. Las especiales características de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) hacen indispensable un enfoque altamente especializado en su tratamiento. En este contexto, la figura de un Dietista-Nutricionista especialista en TCA se considera clave, pues estos desórdenes alimentarios pueden inducir graves repercusiones nutricionales que, por un lado interfieren en el tratamiento psicológico y, por otro, pueden poner en peligro la vida del paciente. El control y la resolución de estas complicaciones han de ser resueltas por especialistas en el manejo de estas enfermedades. Entre ellas, resulta de vital importancia el correcto asesoramiento nutricional como complemento de otras modalidades terapéuticas, clave para minimizar la restricción alimentaria y aumentar la variedad de alimentos rehabilitando la conducta alimentaria del paciente. La rehabilitación nutricional es un objetivo primordial en todo paciente malnutrido y debe tratarse como una meta temprana del tratamiento, en virtud de dos premisas muy importantes: 1) Hasta que no se haya corregido la desnutrición grave, la psicoterapia tendrá una eficacia limitada. 2) La restauración y gestión del peso se asocia con una disminución de los síntomas claves en cualquier TCA, así como con la mejora de las funciones cognitivas y físicas. ¿Cómo se trabaja en esta rehabilitación? Fundamentalmente, a través de una fase de educación nutricional enfocada en el paciente, donde se facilitan en consulta herramientas y fundamentos sobre los que trabajar para modificar las conductas relacionadas con el peso y la comida.
06.04.2015
Juan Alberto Rodríguez Laprast
Ningún comentario
Hoy, desde el blog de Masnutriente, queremos haceros partícipes de la situación actual de la Profesión de Dietista-Nutricionista en España, un hecho que lleva produciéndose desde que se creó la titulación universitaria en nuestro país y que, a día de hoy continúa, con la gravedad que ello supone. Este post pretende dar a conocer y/o recordar una circunstancia que es de Ley, y no sólo eso, sino de justicia, ya que la sociedad española se merece que al frente de los temas relacionados con la Nutrición y la Salud, haya expertos profesionales formados en esta área, es decir Dietistas-Nutricionistas. Aunque pueda resultar repetitivo, debemos incidir en que el Dietista-Nutricionista (Diplomado/Grado en Nutrición Humana y Dietética), es una profesión sanitaria incluida en la Ley de Profesiones Sanitarias (Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2003-21340), pero que, sin embargo, no figura en el Sistema Público Nacional de Salud y carece del espacio que merece entre el conjunto de los profesionales sanitarios. Desde la creación de la carrera, actualmente Grado, han pasado por el Gobierno de España distintos partidos de diferente signo político, pero con un común denominador: la absoluta indiferencia hacia el colectivo de profesionales sanitarios Dietistas-Nutricionistas. Éste es un hecho gravísimo, pues España, como siempre, estando a la cola del resto de la Unión Europea, es el único país de la misma que creó una titulación universitaria sanitaria sin garantizar la posterior incorporación del colectivo de profesionales en el Sistema Nacional de Salud, un auténtico despropósito que, a día de hoy y bajo el amparo de la crisis, continuará por tiempo indefinido, ya que ningún gobierno ni partido político ha sido capaz de resolver esta situación completamente incoherente en materia de política sanitaria. Esta situación es de tremenda importancia en una sociedad en la que las cifras de desnutrición infantil o malnutrición por exceso (datos alarmantes de sobrepeso y obesidad en distintas edades), ponen de manifiesto la necesidad de que los Dietistas-nutricionistas, como profesionales expertos en materia de Nutrición y Dietética aplicada, estemos al frente en esta tarea, colaborando con equipos multidisciplinares, realizando nuestra labor de Educación nutricional a la población en materia de Alimentación y Salud Pública. Además de estos ejemplos que, obviamente, son los más llamativos, el Dietista-Nutricionista ejerce otras funciones en Nutrición y Dietética (clínica, investigación, docencia, nutrición comunitaria, higiene y seguridad alimentaria, restauración colectiva, así como un largo etcétera de capacidades en el campo de la Salud para las cuales estamos formados). http://www.aedn.es/resources/751441Perfilprofesional_definitivo.pdf). En la vertiente clínica, como ejemplos, podríamos citar la importancia de la Nutrición en pacientes con enfermedades tan graves como el cáncer, enfermedades renales, enfermedades cardiovasculares, cirugías de ámbito mayor, cirugía bariátrica, diabetes, hipertensión, dislipidemias, y un largo etcétera, donde actualmente, el consejo dietético-nutricional está siendo aportado por profesionales de otras ramas sanitarias, cuya labor, en muchos casos, supone una sobrecarga en sus tareas habituales, y en otros casos, el tratamiento dietético suele ser muy deficiente por la falta de formación y conocimiento en la especialidad. Esto hace que el paciente tarde más tiempo en recuperarse con el consiguiente aumento en el gasto sanitario y farmacéutico. Esta información se puede obtener en las webs del Consejo General de Colegios Profesionales de Dietistas-Nutricionistas de España (CGD-NE, www.consejodietistasnutricionistas.com) y de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN, www.fedn.es). Existen documentos que ponen de manifiesto el ahorro que supondría en el gasto sanitario la existencia de Dietistas-Nutricionistas en los centros de salud y hospitales públicos españoles. En este sentido, le hago llegar la declaración de postura de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas sobre los beneficios que supondría la incorporación del Dietista-Nutricionista en el Sistema Nacional de Salud (SNS): http://fedn.es/docs/grep/docs/PonenciaActividadDietetica_2010.pdf. Por ello, ahora, más que nunca, y ante la situación de emergencia nacional en materia de Sanidad y recortes que se producen en esta materia, es el momento de no olvidar a nuestro colectivo profesional. Desde estas líneas quisiéramos hacerles saber a nuestros políticos, ahora que se acercan las elecciones y que nos invadirán con sus programas y promesas electorales, que también es muy necesario un gran pacto por la Sanidad Pública en España, y que en ella, se hace absolutamente imprescindible y necesaria la introducción de nuestra profesión en el Sistema Sanitario. Así que, les pediríamos como Dietistas-Nutricionistas que se posicionasen y aclarasen qué estarían dispuestos a hacer ante esta grave situación en materia de política sanitaria que perjudica al conjunto de la sociedad española. Equipo Masnutriente
15.02.2015
Laura Perezábad
Ningún comentario
La educación de la conducta alimentaria en la infancia es muy importante y un hábito a inculcar con especial interés es la adecuada presencia en su alimentación de frutas y verduras. No podemos dejar pasar esta etapa en la que los pequeños empiezan un proceso de evolución y aprendizaje para aprender a comer por sí mismos. Son años en los que comienzan a descubrir diferentes alimentos, sabores, olores, colores, formas, etc. Años en los que adquiere gran relevancia para ellos el afán por imitar lo que hacen los mayores.  Una de las asignaturas que más quebraderos de cabeza suele traer a los padres es la de “enseñar a comer frutas y verduras”. Su consumo es importante, lo sabemos. Importante no solo para la salud de ellos, sino para la de toda la familia: vitaminas y minerales, fibra, agua, compuestos antioxidantes y otras muchas sustancias bioactivas que hacen que las frutas y las verduras sean esenciales para el crecimiento, para el mantenimiento de una buena salud y para la prevención de enfermedades como estreñimiento, hipertensión, exceso de colesterol, e incluso de ciertos tipos de cáncer.  Establecer su hábito de consumo desde la infancia es importantísimo, hay que evitar determinados caprichos, aversiones hacia las frutas y verduras y preferencias por otros alimentos que les afecten en la edad adulta.  ¿Qué hacer si mis hijos rechazan las frutas y verduras?  -La primera pauta es practicar con el ejemplo. Ya hemos comentado que el aprendizaje por imitación tiene un papel clave. Debes implicarte, haz que te vean comiendo estos alimentos, explícales sus beneficios y su importancia: para crecer, para estar fuertes y sanos, para aprender mucho en el cole, etc.  - Llévales contigo a hacer la compra, deja que se involucren y no limites el consumo a tan solo unos pocos tipos de verduras y frutas. Mete en la cesta diversas variedades, el número de verduras y frutas que puedes encontrar en el mercado es inmenso. - Comparte y educa en la cocina. Cocina y permíteles que participen. Cocinar es una de las habilidades más importante que les puedes -que les debes- enseñar a tu hijos. La preparación de los platos hace que aprendan a comer más sano y variado, además los hace más autónomos, responsables e independientes y les ayuda mejorar su autoestima. Lo que preparen con sus manos será delicioso y se lo comerán sin rechistar seguro. También es un buen momento para enseñarles la importancia de la higiene en la cocina, insistiendo, por ejemplo, en que deben lavarse las manos, o explicándoles cómo hay que lavar la fruta. - Tienes recursos, échale imaginación.  Cocina las verduras y frutas con otros ingredientes que les gusten, añádelas a la pasta, al arroz, haz canelones, pizzas, hamburguesas, croquetas de vegetales.  Tritúralas y haz riquísimas salsas.  Experimenta diferentes tipos de ensaladas con verduras y con frutas a las que les puedes añadir queso, jamón, atún, etc.  No sólo puedes incluirlas en las principales comidas del día, recuerda que aportan un toque muy sabroso y jugoso a bocadillos y sándwiches.  Ofrécele verduras y frutas de colores cortadas como snacks. Muchos niños prefieren las verduras crudas a las hervidas ya que los colores vivos y las texturas crujientes también les pueden resultar atractivos: tomatitos cherry que puedan parecer caramelos, bastoncitos de zanahoria, rodajas de frutas de distintos colores, etc.  Haz batidos vegetales, mezcla las frutas con yogur, con un poco de chocolate fundido, con mermelada, etc.  - Establece pautas, horarios, educa, responsabilízate, dedícale el tiempo que merece. Porque es importante. Es muy importante, ¿verdad?   No te quedes con ninguna duda respecto a la alimentación de tus hijos, queremos ayudarte, estamos esperando tus comentarios.