Creemos que NUTRICIÓN = VIDA, por eso Diseñamos Experiencias que Nutren
Creemos que NUTRICIÓN = VIDA, por esoDiseñamos Experiencias que Nutren

Ansiedad y comida. Hambre emocional

 

Lo que se suele hacer:

 

Cuando un paciente acude a una consulta dietética, acude con la intención de que el nutricionista le “ponga una dieta”. Esta es una de las frases que se suele escuchar en la primera visita: “Vengo a que me ponga una dieta”.

 

La persona, siempre o casi siempre, omite el porqué quiero hacerlo o el para qué quiero hacerlo. A veces, estas cuestiones tienen que ver con el modelo estético y no tanto con el modelo sanitario. Es decir, debemos plantearnos si queremos perder unos kilos de más o queremos modificar nuestros hábitos para mejorar nuestra salud.

 

Si el paciente acude por cuestiones estéticas, se obvia lo anterior y los profesionales, no todos pero sí muchos, realizan una dieta a medida de la persona, con el mero objetivo de que pierda peso y se sienta feliz. La pérdida de peso hace que la persona se sienta satisfecha consigo misma, ha alcanzado lo propuesto y se siente bien, pero ¿ha aprendido herramientas para que esto no le vuelva a suceder?.

 

¿Qué proponemos?

 

A tenor de los resultados obtenidos en los procesos de pérdida de peso actuales, debemos plantearnos como profesionales qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal.

 

Desde nuestro equipo tenemos claro que para alcanzar objetivos que ayuden a las personas, no deberíamos pensar que quién acude a nosotros sólo quiere venir a consulta por cuestiones estéticas, sino indagar en la raíz del motivo de su  visita. ¿Soy feliz con mi forma de comer? Si no fuera feliz, ¿Esto me produce que no sea capaz de controlar mi peso? ¿Me muevo a impulsos con la comida? ¿Sé qué cantidades de alimento son las apropiadas? ¿Conozco las bases de la alimentación? ¿Cómo puedo adecuar estos conocimientos a mi caso particular? ¿Podría ser capaz de realizar un programa de educación nutricional basado en aprendizaje y no seguir una simple dieta?.

 

El porqué de todas estas preguntas deberíamos verlo desde un punto de vista integral y con perspectiva de mejora de la salud. ¿Se ofrecen alternativas reales a las personas para llevar un programa de alimentación correcto?.

 

Con lo visto hasta ahora podríamos pensar que no o, al menos, que son pocos los profesionales que realmente facilitan alternativas a las dietas. Por ello y, tomando como ejemplo la célebre frase de Einstein, “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Desde nuestra consulta, te proponemos un sistema diferente, no enfocado en la dieta y sí, en la persona y en su capacidad para aprender.

 

Esta metodología ha demostrado ser más eficaz en la práctica clínica. Está basada en herramientas de aprendizaje personalizadas, adaptadas a las personas, cumpliendo objetivos no sólo de peso sino también de salud, tanto a nivel físico como emocional, de tal forma que quien lo lleva a cabo aprende las bases de su alimentación, toma las riendas de su salud y su experiencia es definitiva para conseguir estabilizar el peso sino que, a la vez, adquiere conceptos de salud (no sólo nutricional) que le son válidos a lo largo de toda la vida.

 

Existen muchas diferencias entre un programa basado exclusivamente en el apartado dietético (una dieta) y una metodología que se enfoque en trabajar aspectos del "hambre emocional" y la "ansiedad por la comida".

  

A modo de simplificación y como ejemplo más absoluto, podemos decir que mientras que una dieta sólo aporta información al paciente, es decir, “esto es lo que debes hacer”, un programa de coaching o psiconutrición (muchas veces las palabras, nombres o etiquetas no son lo más importante y sí, la interpretación de lo que le ocurre a la persona que acude a nuestra consulta y que solicita nuestra ayuda) está basado en la capacidad de acción de la persona.

 

En definitiva, ¿qué hacemos en consulta? Utilizamos un programa de aprendizaje que nos ayuda a identificar y a clarificar aquello que nos interesa conseguir a nivel nutricional, así como nuestros objetivos de salud. Nos ocupamos de mejorar nuestras habilidades de autogestión y nuestros conocimientos para crear nuestros propios menús, lo que a su vez nos ayuda a poner en marcha una toma de decisiones consciente respecto al acto alimentario.

 

Asimismo, desarrollamos patrones de cambio que favorecen mayor flexibilidad y adaptación al entorno, mejorando nuestra actitud ante situaciones de estrés emocional y que, a menudo, provocan sensación de malestar cuando afrontamos un programa de pérdida de peso.

 

Durante todo el proceso, la persona es apoyada por un profesional de la nutrición pero, que a su vez,es especialista y con amplia experiencia en pacientes con desórdenes alimentarios, con amplios conocimientos en el campo de la nutrición y su relación con las emociones. 

 

¿Desea un tratamiento individualizado?

 

Rellene nuestro formulario de contacto y detalle el motivo de su consulta, o llámenos por teléfono. En breve, recibirá respuesta y toda la información que precise. 

 Juan Alberto Rodríguez Laprast en Doctoralia